Te ayudamos a cuidar tu piel de una forma sana y segura. Elaboramos tus cosméticos personalizados.

Inicio

Seguinos en Instagram

Seguinos en Facebook

Noticias

Habia una vez un niño llamado Nikelaos…

Desempolvando todo para armar el arbolito encontramos esta historia sobre papá Noel y los regalos y quisimos compartirla con vos:

Hace aprox mil quinientos años, en el pueblo de Pátara (Asia), nació un niño de padres muy ricos y le pusieron por nombre Nikelaos(en inglés Claus).

Claus amaba mucho al Maestro Jesús, y se hizo la promesa de vivir como Él: ayudando a los pobres, sanando enfermos, perdonando a sus enemigos, haciéndole el bien a todos, en especial a los niños.
Es más,destinó la fortuna que heredó de sus padres para ello.

Un día,amigo de Claus tan rico como él, quedo arruinado y con tres hijas que mantener. Cuando Claus se enteró quiso ayudarlo pero sabía que su amigo no aceptaría su su dinero entonces se le ocurrió entregárselo de forma anónima y cada noche se subía al techo de su casa, bajaba por la chimenea y a escondidas le dejaba fantásticos regalos en oro.

Cada Diciembre, Claus recibía el “Espíritu de la Navidad”, celebrando el 24 el nacimiento de Jesús, repartiéndole regalos a la gente, especialmente a los niños.

Un día 5/12 Dios lo llamo a su lado para que lo ayudara desde el cielo. A partir de ese día Claus ayuda con dinero a los papás de los niños que se portan bien todo el año, para que la noche de Navidad le compren juguetes en nombre de Claus y el Niño Jesús.

Esta historia viajó a Europa y de ahí a EEUU.En una noche de Navidad en New York, los hijos del escritor Clement Clark Moor le pidieron que les contara la historia de Santa. Y Clement les escribió un cuento que rápidamente se haría famoso y comenzaba: “Santa,cada veinticuatro de diciembre,baja por la chimenea de las casas trayéndoles regalos a los niños que se portan bien”…

Hoy,todos los niñes del mundo y muchos adultos también, esperan que Santa baje por la chimenea y les deje un regalo al pie del arbolito la noche de Navidad entonando el JO, JO, JO, de su inconfundible risa.

¿Conocías esta historia?

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *