Te ayudamos a cuidar tu piel de una forma sana y segura. Elaboramos tus cosméticos personalizados.

Inicio

Seguinos en Instagram

Seguinos en Facebook

Noticias

Querés cuidar tu piel pero,¿no sabés por dónde empezar?

Antes de elegir una rutina facial efectiva, es clave, conocer no sólo tu tipo de piel sino también cómo está y cuáles son sus necesidades.

El tipo de piel se define en función de las secreciones que la piel produce. Podemos clasificar una piel como normal, mixta, grasa o seca y están determinados por características genéticas.

Otra aspecto es el estado de la piel. Se trata de aspectos que pueden variar considerablemente a lo largo de tu vida y pueden estar determinados por muchos factores: genéticos, hormonales, climatológicos.

Tenés que tener en cuenta su grado de sensibilidad, hidratación, pigmentación, presencia de arrugas, rojeces, siendo los más habituales la piel sensible o la piel deshidratada que pueden afectar indistintamente a cualquier tipo de piel ya sea seca o grasa por ejemplo.

Tus hábitos también inciden en el estado de tu piel. Sí, lo que comés y bebés, tu calidad de sueño, tu ánimo, hábitos como el tabaquismo y el alcohol, si realizás o no actividad física, tu estilo de vida en general, el clima del lugar en dónde vivís y la contaminación ambiental, son factores que influyen significativamente en el estado de tu piel y por ende en sus necesidades.

Por eso antes de comprarte cualquier crema es importante tener en cuenta estos factores, ¿Los conocías? ¿Tenías algo en cuenta o siempre compraste una marca de cremas siguiendo publicidades?

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *